Programa del 15 de mayo de 2020. Presentaremos a Luis G. Roldán, canciones sobre mariguana, Samuel Margarito Lozano y duetos de hermanas

Continuamos presentando grata música de antaño en Hasta que el Cuerpo Aguante

Lo invitamos a escuchar este viernes su programa de radio “Hasta que el Cuerpo Aguante” a partir de las 10 de la noche. Este viernes 15 de mayo de 2020 compartiremos:

  • Recordaremos al llamado “Cancionero romántico”, Luis G. Roldán: disfrutaremos sus primeras grabaciones y una semblanza de su carrera.
  • Oiremos diversas canciones de Samuel Margarito Lozano, considerado el “padre del corrido mexicano”, también conoceremos sus andanzas en la “bola revolucionaria”.
  • Mariguana, ya no puedo ni levantar la cabeza/con los ojos retecolorados/y la boca reseca, reseca…es la letra de una vieja canción popular mexicana que habla de la cannabis, pero no es la única, este viernes presentaremos muchas canciones populares que se le dedicaron a la llamada yerba verde o yerbita vaciladora.
  • Asimismo, escucharemos un apartado especial en el programa con cinco duetos integrados por hermanas: las Landín, las hermanas Águila, las Padilla, las Hernández y las yucatecas Hermanas Núñez.

Recuerde escucharnos este viernes a las 10 de la noche en nuestra emisora online “Hasta que el Cuerpo Aguante Radio” por www.elcuerpoaguanteradio.com.mx y en diversas aplicaciones en su teléfono celular como Tunein, My Tuner Radio, Radio Box, Zeno radio, Simple Radio, Xiia Live Radio y otras más.

Escuche también este mismo programa este domingo 10 de mayo por Radio Universidad de Aguascalientes de 00:00 a 3:00 de la mañana en el 94.5 FM.

Escúche nuestra radio en el siguiente reproductor:

Alfredo Pérez, una de las grandes figuras de la canción en Colombia

Por ÓSCAR BOTERO FRANCO *

En marzo de 1936 coincidieron en la emisora radial “Ecos de la Montaña” de Medellín, propiedad de don Francisco Cuartas (ubicada en la Avenida de Greiff al cruce con Cundinamarca), tres jóvenes cantantes que apenas se iniciaban en este arte de la interpretación musical. Ellos eran el tenor Ramón Carrasquilla y los estilistas Camilo García y Alfredo Pérez. En esa radiodifusora también hacía su programa “La voz del pueblo” o “La media hora del pueblo” el periodista Carlos Cañola, más conocido como “Martinete”, quien estuvo de acuerdo con Cuartas, que García y Pérez conformaran el “Dueto Incógnito”, más tarde llamado “Dueto Rival”.

Este dueto se desintegró en 1939. Ellos alcanzaron a fijar para la RCA Víctor el tema “Pregones de Medellín”, original de Gilberto “Tito” Gallego Rojas y Camilo García Bustamante, grabación realizada por don Hernando Téllez Blanco en los estudios de la emisora “Radio Nutibara” (localizada en Junín con la Avenida La Playa) y autorizada por Félix de Bedout e Hijos, representante del sello del perrito. Este disco no llegó a comercializarse, pues se dice que el master, en acetato, fue enviado a Camden, New Jersey, para que se prensaran los discos y que el barco en que fueron despachados para Colombia fue bombardeado por un submarino alemán, naufragando y perdiéndose toda esta producción. Eran los difíciles días de la II Guerra Mundial.

De Carrasquilla y García hay suficiente información, pues a partir del 14 de marzo de 1941 conformaron el famoso “Dueto de Antaño”, que perduró hasta el 6 de junio de 1982. Pero, ¿quién era Alfredo Pérez?

Alfredo Pérez Correa nació en la vereda “Las Arañas” del municipio antioqueño de Santa Rita de Ituango, el 11 de septiembre de 1914, siendo sus padres Francisco María Pérez y María Mercedes Correa. Alfredo fue un ávido lector y por su vasto léxico se le conoció como “El filósofo”. Perteneció al grupo de teatro de Luis Enrique Osorio, siendo el galán joven de la compañía. Estudió en la escuela de Bellas Artes de Medellín. Llevó una vida bohemia.

Musicalmente, cantó como solista y también con su hermana Ana Rita, sin que se conozcan grabaciones comerciales. Hizo dueto con don Camilo García (Dueto Incógnito o Rival), del que tampoco quedaron grabaciones. Cantó con el ecuatoriano Plutarco Uquillas (quien había pertenecido a “Los Riobambeños”), formando el dueto “Uquillas y Pérez”, quienes realizaron algunas grabaciones para la RCA Víctor, destacándose “Alma lojana”, “Rosales mustios”, “Mujer infiel”, “Cómo se aleja el tren” y “Oración gaucha”, entre otras. Valga la pena anotar que “Rosales mustios” también se conoció como “Laura”. Fue un repertorio de 12 temas, fijados entre 1942 y 43.

Posteriormente hace un dueto con el tolimense Virgilio Pineda, músico de reconocida trayectoria en Colombia, el cual se conoció como “Pineda y Pérez”, siendo apadrinados por el compositor Jorge Añez. Este dueto nació en Bogotá el 16 de septiembre de 1952. Posteriormente fijaron su residencia en Medellín y grabaron para el sello “Zeida” el larga duración titulado “Recuerdos de Jorge Añez”, con 8 temas, destacándose “Agachate el sombrerito”, “No hay como mi morena”, “El loco” y “Flores de mayo”. Pero también hicieron otro sinnúmero de grabaciones, entre las que se sobresalen “El dilema”, “Ausencia”, “Ibaguereña”, “El retrato del paisa” y “Recuerdos”. Después de una corta separación, volvieron a unirse musicalmente. Tuvieron la gran satisfacción de haber alternado en una presentación con el gran Pedro Vargas. Es importante anotar que este dueto regrabó el tema “Pregones de Medellín”.

Alfredo hizo otro dueto inolvidable con don Fabio Pérez, con quien no tenía ningún nexo de familiaridad, el inolvidable dueto de “Pérez y Pérez”. Iniciaron en 1958 y perduraron hasta 1961. En el Teatro Junín de Medellín compartieron escenario con Mario Moreno “Cantinflas”. Fueron muchas las grabaciones de este dueto, especialmente para el sello “Silver”, pues tuvieron gran amistad con el maestro Lucho Bermúdez, cuando éste fue director artístico de esa disquera antioqueña. Entre sus grandes éxitos discográficos recordamos a “Una lágrima”, “Ajena”, “Desesperación”, “Golondrina viajera”, “Piedad”, “Tatuaje”, “Si yo pudiera”, entre otros. El tema “Por los caminos de Antioquia” también parece que lo grabó este dueto, pero su consecución ha sido imposible.

Los maestros Virgilio Pineda y Fabio Pérez todavía nos acompañan. El primero reside en Medellín, es miembro activo de la tertulia del Salón Málaga y del Unión Plaza. Don Fabio Pérez vive en Bello y ocasionalmente hace presencia en el tertuliadero del Unión Plaza y mantiene contacto permanente con algunos personajes del medio artístico. ¡Qué buenos artistas!

También se ha encontrado información de que Alfredo Pérez Correa cantó con Nano Molina y Ramón Galvis, haciendo parte del trío “Los Trovadores Nacionales”; también cantó con Noel Ramírez y Ernesto Ortiz, en Pereira, conformando un nuevo trío de “Los Trovadores Nacionales” y de aquí se desprende la afirmación de que perteneció al “Trío Grancolombiano”. Igualmente se dice que Alfredo, una vez se retiró del trío antes citado, estuvo cantando como solista. Hay muchas lagunas al respecto.

El director del “Trío América”, maestro Óscar Velásquez, quien tuvo la oportunidad de conocer al admirado cantante Alfredo Pérez Correa, dice que es la más maravillosa segunda voz que ha conocido dentro del cancionero colombiano.

El jueves 2 de noviembre de 1961, en el municipio de Bello, muy cercano a Medellín, murió este inolvidable cantor, víctima de un golpe que recibió en la cabeza durante una riña callejera, una semana atrás. Tenía 47 años de edad. Sus exequias fueron el viernes 3 de noviembre en la misma población, en medio de una gran multitud, que le brindó el postrer adiós. Con motivo del fallecimiento trágico de Alfredo Pérez, el poeta Diego del Pinar escribió: “Tu alma de artista dejó este amargo suelo, donde los hombres en pos de sueños van, y se ha formado en la mansión del cielo, ¡el dueto hermoso de Pérez y Julián!” El vate hacía alusión a Julián Restrepo, integrante del dueto de “Obdulio y Julián”, quien había muerto unos meses antes.

Sobre Alfredo Pérez Correa se han escrito algunas inexactitudes, como que el dueto “Pérez y Pérez” eran Alfredo cantando indistintamente con sus hermanos Fabio o Ana Rita. O que el dueto “Pineda y Pérez” eran Francisco y Virgilio. O que Alfredo murió a los 28 años de edad. Errores publicados en dos prestigiosos periódicos de Medellín. En una publicación que hace la Biblioteca Pública Piloto, también aparece un artículo firmado por Mauricio Restrepo Gil, en el cual afirma que Alfredo y Fabio eran hermanos.

Para cerrar esta nota, queremos anotar que otra hermana de Alfredo fue la señora Margarita Pérez Correa de Nohava, abuela de la gran cantante Liliana Gómez, solista de la “Tropinova Orquesta”, agrupación femenina de reconocida trayectoria y persona que se ha interesado en que la memoria de su tío abuelo se siga conservando y se reconozca como lo que realmente fue: Una de las grandes figuras de la canción colombiana.

*Periodista e Investigador musical

Medellín, mayo 12 de 2020

Recordando a Fernando Valadés en el centenario de su natalicio

Por ÓSCAR BOTERO FRANCO

En su edición del viernes 8 de julio de 1966, el semanario “Pantalla” de Medellín (Colombia), anunciaba que Fernando Valadés había llegado a Bogotá y se presentaría en el programa radial “La Hora Philips”, de amplia sintonía nacional. En la misma fecha, Valadés tuvo una reunión con el maestro José Alejandro Morales en la capital de la república, quien le dio la bienvenida a Colombia a nombre de los artistas nacionales. Los días miércoles 3 y jueves 4 de agosto del año ya citado, Valadés se presentaba en Barranquilla. El lunes 26 de septiembre estaba en Armenia, presentándose en el Teatro Yanuba, también estuvo en Cali y en muchas ciudades más, cosechando aplausos y reconocimiento como una gran figura de la canción romántica. Fue tanto el éxito de Fernando Valadés en Colombia, que su casa disquera, R.C.A. Víctor, representada por Sonolux de Medellín, le hizo entrega de un “Disco de Oro”, el cual recibió de manos de don Hernán Restrepo Duque, director del sello discográfico.

Valadés tomó un cariño muy especial por Colombia, y se afirma que nos visitó en siete oportunidades, seis en plan artístico y una en vacacional, pues él quería disfrutar plenamente de este país y visitar muchas de sus ciudades, ya que en sus giras artísticas las agendas eran muy apretadas. Su última visita a Colombia fue en mayo de 1977, según lo registró la revista bogotana H.I.T. en su edición del 13 al 19 de mayo, bajo este título: “El regreso de Fernando Valadés”. Nadie imaginaba que 19 meses después (diciembre de 1978), el gran autor, compositor, intérprete y pianista, Fernando Valadés, emprendería el viaje sin regreso.

Pero hay un hecho personal que quiero destacar y es el siguiente: siendo yo estudiante de secundaria en un colegio del centro de Medellín, tenía que pasar por el frente del antiguo Teatro Junín, ubicado en la avenida La Playa al cruce con Junín. En la marquesina del añorado y recordado teatro se anunciaba: “Fernando Valadés. Gran debut. Su revista musical”, y era tal la multitud que se agolpaba a la entrada del recinto, que era casi imposible transitar por su acera. Y era de esperarse que la gente de Medellín no quería perderse la presentación de uno de los ídolos más grandes de aquella época dorada de la música, el gran Fernando Valadés, el intérprete de canciones que sonaban por las emisoras radiales con frecuencia: “Por qué no he de llorar” y “El diccionario”, por no citar sino sus dos primeros grandes éxitos. Al día siguiente de su presentación en el Teatro Junín, la prensa dijo: “Su presencia en Medellín casi desata la locura colectiva”. Esto ocurría en agosto de 1966.

Pocos días después, el lunes 29 de agosto de 1966, Fernando Valadés se presentó en el Teatro México de la ciudad de Itagüí, a escasos kilómetros de Medellín, y acudí a dicho reciento en compañía de mi madre, fanática del artista, y tuvimos la gran satisfacción de escuchar sus canciones de éxito, acompañándose al piano. Fue una velada inolvidable, la cual se perpetuo al lograr que el artista me concediera un autógrafo, el cual aún conservo con mucho celo: “Para mi amigo Óscar. Sinceramente. Fernando Valadés. 8/29/66”.

Fernando Valadés fue un auténtico ídolo en Colombia, país que lo acogía con admiración y respeto, y como gratitud le hizo 7 canciones a sus mujeres y paisajes: “Caleñita mía”, “Orquídeas de Medellín”, “La novia barranquillera”, “Bogotana querida”, “Bugueña”, “Mi adorada pastusita” y “Mujercita bumanguesa”. Se cree que pueden haber otros temas dedicados a Colombia, pero no está  muy definido cuáles pudieran ser. Tuvo actuaciones apoteósicas en el Grill Candilejas de Bogotá, alternó con la orquesta del maestro Lucho Bermúdez, con Yolima Pérez, con Los Beatniks, con Henry XV y otras destacadas figuras de la canción colombiana.

Con el correr de los días, veíamos en revistas especializadas fotos y noticias de las giras de Valadés por Norte, Centro y Sur América, y por el Caribe, cantándole a Bolivia, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, República Dominicana, etc.  En su país, hizo correrías por casi todos los estados, y recuerdo una fotografía del Teatro Blanquita, situado a todo el frente de la Plaza Garibaldi en el Distrito Federal (hoy, Ciudad de México), donde anunciaban a Valadés, a Irma Serrano y otros prestigiosos artistas. También viene a mi mente otra foto en la cual el New Million Dollar de Nueva York invitaba a la presentación de Fernando Valadés alternando con Javier Solís. ¡Qué épocas aquellas!

Pero las canciones de Valadés no se quedaron solo en su voz, también han sido cantadas e instrumentalizadas por destacas figuras del mundo artístico, imposible citarlas a todas, pero si recordamos a Javier Solís, Lucía Méndez, Paquita la del Barrio, Ángela Carrasco, Los Tres Reyes, Álvaro Dalmar, Orquesta Los Trotamundos de Enrique Aguilar, Helenita Vargas, Virginia López, Trío Los Astros, La Queta Jiménez, Yolanda y su Trío Perla Negra, Carmela Rey, Carlos Cuevas, Estelita del Llano, Los Tecolines, Gerardo Reyes, La Sonora Dinamita, Amparo Ochoa, Alberto Vázquez, Chelo Silva y muchos más. Y hay un tema que Valadés no grabó en su voz, pero que fue llevado al surco sonoro por la gran María Victoria, “Vente conmigo”. Valga la pena anotar que Yolanda y su Trío Perla Negra, mexicanos, son los artistas que grabaron el mayor número de temas del inolvidable Fernando Valadés. Este grupo estaba integrado por los esposos Yolanda Salazar Topete y Mario Reguera Reyes, además de Francisco Sánchez García y Guillermo Jaimes Blas. Y como algo anecdótico, en el LP. publicado por la RCA Víctor en el año de 1966, a cargo de esta agrupación, aparecía el tema “Por qué me haces llorar”, que es el mismo de “Por qué no he de llorar”. ¿A qué se debió esto? Error, confusión…nunca se supo.

Fernando Valadés fue artista de las disqueras RCA Víctor y Musart, habiendo grabado un total de 115 títulos, muchos con repeticiones y diferente acompañamiento orquestal, pero siempre ejecutando el piano, como él solo sabía hacerlo. Y todas sus canciones le pertenecían en letra y música, a excepción de “Mi canción eres tú”, del letrista Rodolfo Jiménez Barrios. Javier Solís fue un gran admirador de Valadés, pero sólo alcanzó a grabarle “No perdamos tiempo”, ya que murió siendo muy joven, en abril de 1966. Otro dato importante, es que Fernando Valadés compuso su primera canción cuando contaba 18 años de edad, su título: “Te diré adiós”.

Y para cerrar estas notas alusivas al gran maestro de Mazatlán, don Fernando Teodoro Valadés Lejarza, al cumplirse cien años de su natalicio (abril 1 de 1920-abril 1 de 2020), recordemos que en diciembre de 2016 publiqué en el blog de “Hasta que el Cuerpo Agüante” de Aguascalientes, un artículo que titulé “Fernando Valadés y su paso por Colombia”, el cual tuvo una aceptación unánime y ha merecido una serie de elogiosos comentarios que me llenan de satisfacción. Invito a quienes no lo hayan leído que lo busquen en YouTube.

*Periodista e Investigador musical

1970-2020: 50 años de trayectoria profesional

Medellín, abril 29 de 2020