Desde Ecuador, su música, compositores e intérpretes de antaño

Del músico ecuatoriano Francisco Paredes Herrera escucharemos algunas de sus creaciones musicales. Paredes Herrera nació en Cuenca el 8 de noviembre de 1891. Sus primeras lecciones de música a sus escasos cinco años las recibe de su padre Don Francisco Paredes Orellana. Aprende el piano, la guitarra, el armonio y la concertina. En 1922 se radica en Guayaquil y trabaja para Don José D. Feraud Guzmán como director artístico de la fábrica de rollos para pianolas hasta 1928. En 1932 funda el trío “Guayaquil” integrado por Francisco Paredes H. (piano y dirección), Alfonso Calero (tenor) y Carlos González (barítono). Con este trío espectacular recorre todo el Ecuador. En 1936 la Banda de la Armada de los EEUU interpretó la obra “Recuerdos del Chimborazo” desde Bound Brook en New Jersey, y fue transmitido por la Nacional Broadcasting Company por onda corta a toda América. Según la investigadora Ana Paredes Roldán el catálogo de obras de Francisco Paredes Herrera asciende a 857 entre pasillos, tangos, sanjuanitos, pasacalles, villancicos, pasodobles, polcas, romanzas etc. Entre sus composiciones más conocidas tenemos: “Tu y yo” con versos del Dr. Manuel Coello, pasillo ganador del primer premio en Barcelona España, en la Segunda Feria de la Canción Iberoamericana. “Anhelos”, “Rosario de besos”, “Manabí”, “Horas de pasión”, “Unamos los corazones”, “Como si fuera un niño”, “Amor que renace”, “Paloma del ensueño”, “Playas del adiós”, “Por tu amor”, “Un triste despertar”, “Vamos linda”; los sanjuanitos “Cuitas de amor”, “Al pie del capulí”, “Palomita cuculí” y un prolongado etc. El Dr. Remigio Romero y Cordero en el Florilegio del Pasillo describe al maestro Francisco Paredes Herrera –“de alma noble, corazón hidalgo, palabras suaves y amistad sincera”. Este compositor, orgullo del Ecuador. falleció en Guayaquil el 1 de enero de 1952. Por haber llegado a las entrañas del alma se lo conoce como “El príncipe del pasillo ecuatoriano”.

Desde Ecuador también presentaremos algunos temas musicales compuestos por Nicasio Safadi Reves, libanés naturalizado ecuatoriano y radicado en Guayaquil. Safadi nació en 1896 en Beirut y falleció en el mes de octubre de 1968. Nacido en Beirut, Líbano, a fines del siglo XIX, emigró a Guayaquil, Ecuador junto con sus padres cuando Nicasio tenía 5 años de edad. Músico de excepción y hábil autodidacto, estudió por cuenta propia y brilló como compositor, intérprete y maestro de maestros. Safadi puso la letra al pasillo con base en el texto del poeta manteño José María Egas. Los versos fueron escritos en la ciudad de Quito en 1920. La partitura fue editada por el mismo Safadi en 1933. Nicasio Safadi fue un músico excepcional y prolífico quien además de crear también cantaba. Formó parte del Dúo Ecuador junto a Enrique Ibáñez Mora en los años treinta, también tocaba la guitarra. Escribe Germán Arteta Vargas, en el diario El Universo de Ecuador que en octubre de 1968, cuando murió Nicasio Safadi Reves, los conocedores de nuestra música dijeron que el Ecuador perdía a uno de sus más prolíficos compositores. Pasillos, pasacalles, boleros, pasodobles, corridos, valses criollos, jotas, cuecas, himnos de planteles educativos y de instituciones obreras y sociales, etcétera, aparecen entre las composiciones inéditas del famoso Turco, quien en junio de 1930 en compañía de Enrique Ibáñez Mora, el Pollo, viajó a los Estados Unidos para realizar grabaciones de música ecuatoriana. El dúo Ibáñez-Safadi o Ecuador, como lo bautizara el visionario empresario José Domingo Feraud Guzmán, hizo época. Triunfó rotundamente y abrió caminos para una mayor acogida del pasillo y otros ritmos que prevalecían en esa época. Compuso el pasillo Guayaquil de mis amores, con letra del poeta orense Lauro Dávila Echeverría.

“Nadie Como yo nació /con destino marinero/La única flor que conozco / es la rosa de los vientos” así decía el poeta Abel Romeo Castillo en su creación literaria, en 1935, en Santiago-Chile. Posteriormente en Guayaquil el compositor manabita Gonzalo Vera Santos convirtió en popular pasillo los versos de nuestro romancero. No hay canción que sepamos, tenga mayor expresión de alma marinera que aquella. Este pasillo cuya letra magistral corresponde al Dr. Abel Romeo Castillo y que fue musicalizada por Gonzalo Vera Santos, se ha transformado en la melodía preferida del marino, siempre está presente en nuestros mares y en los mares del mundo. El primero que grabó Romance de mi destino en una película mexicana fue el ventrílocuo ecuatoriano Paco Miller por intermedio de su muñeco Don Roque, La película se tituló La Liga de las Canciones. Después lo grabó la cantante azteca La Panchita, esposa de Paco Miller, en un disco de 45 r.p.m. y en un Long Play con el título cambiado, ya que figuró como El Buque Fantasma, para el sello RCA Víctor, de México. Posteriormente grabó este pasillo para la Peerless del mismo país, el Trío Los Embajadores, artistas ecuatorianos. A este tema se le han puesto diversos títulos como La Rosa de los Vientos, Nauta sin Puerto, El Buque Fantasma, etc. El autor de Romance de mi destino falleció en Guayaquil el 11 de noviembre de 1996, a la edad de 92 años. Gonzalo Vera Santos, falleció el 6 de enero de 1989. (Esta nota citada por Walter González Álvarez la escribió Hugo Delgado Cepeda, para la revista ecuatoriana del Instituto de Historia Marítima de la Armada Nacional y se publicó en la Revista No. 26 en diciembre de 1999).

Descargue el PDF completo del programa del 05 de julio de 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *