Los inicios musicales de Agustín Lara

Este viernes también tendremos en cabina a un invitado sorpresas quien nos hablará de los inicios musicales de Agustín Lara. Huérfano a temprana edad, en 1906 su tía Refugio Aguirre lo llevó a un orfanatorio que dirigía en Coyoacán, Distrito Federal. En la capilla de aquel hospicio había un armonio con el que el niño Agustín tuvo sus primeras experiencias musicales, de manera empírica. Poco después estudió piano con Luz Torres Torrija, aunque ésta no logró hacer que el alumno dominara la lectura del solfeo. En su adolescencia fue internado en el Colegio Militar, del cual desertó para dedicarse a la música. En 1924 obtuvo empleo como pianista en cantinas, cafés, cines y burdeles. En 1929 comenzó a trabajar como pianista acompañante de Juan Arvizu, Maruca Pérez y el Trío Garnica Ascencio, con quienes tocó sus propias canciones en la radio (entre ellas Imposible y Juramento [1929], y Mujer y Rosa [1930]). En este año fue contratado para aparecer dentro del elenco inaugural de la radioemisora XEW, donde se le dio el programa La Hora Íntima de Agustín Lara, que sirvió para divulgar su música. Con ayuda de su hermana María Teresa (n. 1904), pianista con estudios formales de música, comenzó a escribir canciones nuevas como Azul, Janitzio, Mujer, Noche de ronda y Piensa en mí. En 1931 formó su primera orquesta, El Son Marabú, con la cual actuó en los teatros Follies, Lírico y Politeama y en el hotel Regis. Ese mismo año dio a conocer al público a “Toña la Negra”, quien se consagró con Lamento jarocho (1933) y Veracruz (1936). (Fuente: Diccionario Enciclopédico de la Música en México de Gabriel Pareyón).

Descargue el PDF completo del programa del 07 de diciembre de 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *