Conoceremos la historia de Pedro J. González

Este viernes hablaremos de Pedro J. González, asimismo, escucharemos algunos corridos que se le compusieron a este compositor y luchador social mexicano radicado en Los Ángeles, California. El chihuahuense Pedro J. González (1895-1995) fue uno de los pioneros de la música nuestra en California, además de ser un luchador social que participó en la revolución como telegrafista con el general Francisco Villa, antes de emigrar a Texas en 1917 y establecerse finalmente en Los Ángeles, en el año de 1923. Pedro, además de ser compositor y cantante, era una persona muy versátil y amena, razón por la que pronto se convirtió en el primer locutor hispano de una estación muy popular de Los Ángeles, la KMPC, donde se escuchaba un programa, de las 4 a las 6 de la mañana, dirigido a nuestros compatriotas que laboraban en los campos agrícolas. Ese programa empezó a atraer a otros artistas, entre ellos estaban los Hermanos Jesús y Víctor Sánchez, Fernando Linares. Después del éxito inicial se empezaron a adherir más cantantes: Narciso Farfán y Crescencio Cuevas (Chicho y Chencho), Ismael Hernández, Jesús Álvarez y Josefina “La Chata” Caldera; también, en algunas ocasiones intervinieron como guitarristas acompañantes: Alberto Hernández y los hermanos Elicciri. Este amplio grupo fue conocido como Los Madrugadores y se combinaban de las más diversas maneras para sus grabaciones y presentaciones.

En 1934, Pedro J. González fue sentenciado a 50 años de prisión en el tristemente célebre presidio de San Quintín, acusado injustamente de estupro. Posteriormente se demostraría que todo fue un subterfugio de las autoridades anglosajonas, ya que Pedro era todo un icono para los hispanos, no solo por sus canciones, sino que, aprovechando su popular programa de radio, también se encargaba de asesorarlos y defenderlos, protestando por la injusta deportación de miles de compatriotas, incluyendo a muchos que ya tenían la ciudadanía de ese país. Primero intentaron revocarle su licencia de locutor, pero al no poder hacerlo legalmente, recurrieron a la sucia treta de persuadir a una joven para acusarlo de un crimen no cometido. No obstante que la chica confesó posteriormente que algunas autoridades la habían inducido a cometer perjurio, fue necesaria la intervención de la presidencia de nuestro país, para que después de seis años Pedro quedara en libertad. Aun no conformes con el daño infligido, el stablishment lo deportó a Tijuana; en donde se estableció y reinició su carrera de locutor en la XERU, formando un segundo grupo de Los Madrugadores con Manuel Camacho, Carrancita y Rodríguez. En Estados Unidos, Los Madrugadores iniciales continuaron su actividad musical, pero la deportación de Pedro, aunada a la muerte de Chicho en 1939 y Jesús Sánchez en 1941, trajo cambios importantes a esa agrupación, la cual se desperdigó y dio lugar a varios grupos denominados Los Madrugadores; de ellos, el más popular fue el dueto de Chencho y Pete acompañado por Los Costeños. En 1970, Pedro retornó a California, siendo recibido como un héroe por la población latina. Pedro se estableció en San Isidro, donde fue objeto de diversos homenajes, incluyendo la realización de una película denominada “Rompe el alba”, actuada por Oscar Chávez; así como un mural en su honor en el Chicano´s Park de San Diego; y la proclamación del 22 de diciembre como el “Día de Pedro J. González” en las ciudades de Los Ángeles, San Diego y San Isidro. En 1995, a la edad de 99 años, Pedro pasó a formar parte de las leyendas de la música popular.

Descargue el PDF completo del programa del 01 de junio de 2018

1 comentario en “Conoceremos la historia de Pedro J. González

  1. Pedro J. Gonzáles, sí señor, un verdadero héroe y ejemplo de lucha para los mexicanos de aquel entonces y de ahora. AHORA más que nunca.
    Mexicanos de ambos lados de la frontera, defiendan sus derechos. Recuerden que el suroeste norteamericano fue tierra de algunos de nuestros antepasados y ahora no nos permiten siquiera trabajar ahí.

Responder a Rosario Barrón Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *