Desde Cuba, José Tejedor y Luis Oviedo

El cubano José Tejedor, invidente cantor, al no tener éxito en el concurso radiofónico “La corte suprema del arte”, se topó con algunas alternativas: Una, encontrarse con Luis Oviedo Medero en 1959, y la otra tratar de grabar en disco. También otra opción que tuvo Tejedor era realizar actividades tanto bailables como espectáculos de show. Es imprescindible decir que televisión realizó muy pocas. Su acompañante e inseparable amigo Luís Oviedo siempre cantó con voz de falsete y no de segundo, como se ha comentado, quiere decir, una tercera o una cesta sobre la voz prima. También es correcto decir que él interpretaba la mitad de la obra sobre lo que cantaba Tejedor y el dúo resultaba muy agradable. Estos dos cantores habaneros hicieron las delicias de melodías inolvidables. La primera empresa discográfica que se interesó por José Tejedor lo fue la pequeña disquera Rosyquien en el año 1959, le graba junto al pianista y arreglista Javier Vázquez. Las grabaciones de José Tejedor se vendieron como pan caliente, gracias al talento de aquel ciego que cantaba tan maravillosamente los boleros y sobre todo los boleros morunos. Con el auge del ciego que cantaba tan maravillosamente los boleros y sobre todo los boleros morunos, la disquera Areito también lo contrató para grabar, acompañado entonces por el conjunto de Javier Vázquez. Lo mismo hizo la casa grabadora Siboney. Tejedor y Luís se han mantenido por derecho propio en programas radiales especializados en música de siempre o del ayer porque sus admiradores así lo han querido, con una gran estabilidad en las frecuencias de la radio nacional, donde se le puede escuchar con asiduidad. Sus grabaciones siguen teniendo el brillo y la frescura que les caracterizan.

Descargue el PDF completo del programa del 09 de febrero de 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *