Camilo Sesto, con el viento a tu favor

Por ÓSCAR BOTERO FRANCO *

Especial para Hasta que el Cuerpo Aguante

En las primeras horas del domingo 8 de septiembre de 2019 se conoció la triste noticia sobre el fallecimiento, por problemas renales, del extraordinario cantante, autor y compositor español, Camilo Sesto, a escasos ocho días de llegara a sus 73 años de edad.

Vamos a recordar algunos aspectos de la vida, ya extinguida, del afamado ídolo de la canción romántica hispanoamericana, quien acaba de abandonar definitivamente los escenarios que lo vieron triunfar tantas veces

El lunes 16 de septiembre de 1946 había nacido en Alcoy, ciudad de la Comunidad Valenciana y capital de la comarca de la Hoya de Alcoy, el sexto y último hijo de la humilde familia Blanes Cortés, un niño a quien dieron el nombre de Camilo: Camilo Blanes Cortés, el hijo de Eliseo, un electricista, y de Joaquina, ama de casa. Alcoy, ubicada al suroeste de España (Alicante), con su clima mediterráneo, vio crecer a este díscolo y revoltoso chiquillo, que por su forma de comportarse consiguió ser despedido de dos colegios, pero que alcanzó reconocimiento por ser un buen dibujante, muy especialmente en el campo de la caricatura.

Por aquellos días sus amigos lo llamaban “El chato” y con el correr de los días se convirtió en excelente cantante, compositor, músico y productor de baladas, música pop y rock y el mundo lo conoció como Camilo Sesto (con S, no con X), aunque en un principio su apellido artístico lo escribía con X, que hacía alusión de ser el sexto vástago de la familia Blanes Cortés.

Camilo se inició cantando en el coro del colegio de su terruño, era admirador de Joselito y quería ser tan importante como él. A partir de 1962 su interés por la música se hace más palpable y es así como ingresa a “Los Dayson”, un grupo musical que animaba reuniones familiares y sociales, interpretando temas de “The Beatles”, “Bee Gees” y del dueto Arcusa-De la Calva (Dúo Dinámico), como también las primeras creaciones de Camilo. En 1965, después de grabar un disco, el grupo viaja a Madrid y participa en un programa concurso de la TVE, “Salto a la Fama”, presentándose con “Flamenco» (De “Los Brincos”). Los integrantes regresan a su ciudad, pero Camilo decide quedarse en la capital probando suerte, pues sabía que tenía aptitudes para alcanzar fama y fortuna, elementos tan esquivos, pero que con su talento podría alcanzarlos.

En 1966 ingresa a “Los Botines”, que a partir de su vinculación se transforman en “Camilo y Los Botines”, participando en el rodaje de la versión española de “El flautista de Hamelin” (1967), protagonizada por Miguel Ríos. Luego, el productor Pedro Lazaga le da otra oportunidad a Camilo y es así como interviene en “Los

chicos de la Preu”, catalogada como una de las cien mejores películas de la historia del cine español.

Camilo hace un alto en su naciente carrera artística y presta su servicio militar (en Almería), pero al terminarlo decide lanzarse como solista, en solitario, haciéndose llamar Camilo Sexto (con X, no con S), y contando con el apoyo y asesoría de Juan Pardo. Primero hace coros para las producciones de Pardo y luego graba los temas “Llegará el verano” y “Sin dirección”, que prácticamente pasaron desapercibidos por falta de promoción. Camilo se separa de Pardo y decide componer y producir sus temas. En 1971, hace un pequeño cambio a su apellido artístico, Sexto por Sesto (cambia la X por la S) y participa en un musical de la TVE interpretando “Buenas noches” (adaptación de un tema de Brahms). Es llamado por la disquera “Ariola” y graba su primer álbum, “Algo de mí” (1971), que tiene un éxito arrollador, iniciándose prácticamente aquí la ascendente y triunfal carrera artística de Camilo Sesto.

Vienen las giras, presentaciones, grabaciones, reconocimientos y todo aquello inherente a la vida profesional de un artista de talla mundial. En el Festival de los Olés de la Canción se ganó el “Premio Revelación” por “Algo de mí”, participó en el concurso “Canción 71” con “Buenas noches”; luego va al Puerto de la Cruz en Tenerife y ocupa un segundo puesto con “Mendigo de amor” en el Festival de la Canción del Atlántico. En el año 72 viaja a Argentina, donde recibe su primer Disco de Oro y emprende una gira por diferentes países. El día de su cumpleaños número 26, la Cadena SER le entrega en Murcia el premio a la “Canción del Verano”, viene otro Disco de Oro y el codiciado premio “Aplausos”.

Ese mismo año se publica su segundo álbum, “Solo un hombre”, también de gran éxito. En 1973 viaja a Brasil y se presenta en el Palácio das Artes de Belo Horizonte: Segundo Festival OTI de la Canción, ocupando el quinto lugar con el tema “Algo más”. Al año siguiente se presenta en el Festival de Viña del Mar, Chile, y emprende otras giras, recibiendo más discos de oro en Chile, Venezuela y México, y España le entrega otro por ¿Quieres ser mi amante? Camilo Sesto estaba ya en la cúspide de la fama.

En 1975 protagoniza la ópera rock “Jesucristo Superestrella” de Andrew Lloyd Weber, donde hizo el papel de Jesús, al lado de Ángela Carrasco (María Magdalena) y Teddy Bautista (Judas). Cinco años después participa en la película argentina “La discoteca del amor”, actuando con la Carrasco. Luego viene una etapa triste para el cantante, cuando sus médicos le diagnosticaron hepatitis y se retira esporádicamente de los escenarios, pero en 1991 regresa y diez años más tarde le hacen un trasplante de hígado y su salud empieza a recuperarse. En el 94 sale “Sentimientos de amor”, donde canta con su hijo Camilo Michel (reconocido el 25 de septiembre de 1984), fruto de su relación con la mexicana Lourdes Ornella.

En el año 2000 graba el musical de “El Fantasma de la Ópera”, también de Andrew Lloyd, pero no alcanza a publicarse por problemas de índole legal. Son muchos los premios y reconocimientos que Camilo Sesto recibió durante su brillante carrera artística, cuya relación sería interminable, así como también la lista de sus álbumes,

giras y presentaciones. Grabó en español, inglés, alemán, italiano, portugués, etc. Hizo duetos con Ángela Carrasco, Lani Hall, Charitin Goyco, Audrey Landers, entre otros. Hizo temas para telenovelas, dejó muchas canciones grabadas que no se han publicado y otras inéditas, en el 2010 cambió de disquera, firmando con “Universal”, que le publicó su álbum grabado en vivo “Todo de mí”.

Sobre Camilo Sesto hay mucho para escribir, porque fue grande y único, pero hemos querido recordar algunas épocas de su trayectoria. Hoy, ha emprendido el viaje eterno, físicamente ya no estará con nosotros, pero nos ha dejado un legado maravilloso, sus canciones y el recuerdo de su voz inmortal.

*Periodista e Investigador musical

Medellín, septiembre 8 de 2019

Deja un comentario